30 noviembre 2010

Rompo mi silencio... ¡¡¡¡SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!!!

Lo pongo como lo siento, acabo de llegar de celebrarlo....
¡¡¡¡OLELÉ, OLALÁ, SER DEL BARÇA ES EL MILLOR QUE HI HA!!!!!!
Y no me gusta ser desagradable, a lo mejor mañana me arrepiento, pero, si no lo pongo reviento...
¡¡¡ESE PORTUGUÉS HIJO PUTA ES!!!
No he cenado, porque "avui m´he fotut un pollastre"
¡VISCA EL BARÇA I VISCA CATALUNYA!
(Que bien me he quedado ;-)




22 noviembre 2010

ME TOMO UN RESPIRO

Me tomo un respiro bloggers, estoy un poco distraida, no estoy concentrada, por cosas mias, no tengo ideas frescas y para poner cualquier chorrada, prefiero dejar esto unos dias, unas semanas.... no sé por cuanto tiempo.

Pero.... Volveré, volveré con las pilas cargadas para compartir y para leeros.

Disculpadme, mil besos a tod@s... ¡Muuuuuuuuah!


03 noviembre 2010

CAPERUCITA FUE LA CULPABLE

En la última reunión del Comité Internacional en Defensa del Lobo Feroz (C.I.D.L.F.), el profesor Waltz Freedman terminó su alocución con estas estremecedoras palabras:
"¿Fue el Lobo Feroz el culpable o lo fue Caperucita?"
Efectivamente la narración de Perrault se presta a muy diversas interpretaciones. No obstante, hay puntos de acuerdo que son indiscutibles y que pasamos a enumerar:

-Caperucita sabía perfectamente que podía encontrarse con el Lobo Feroz.

-Caperucita no era ajena al hambre del Lobo.

-Si Caperucita hubiera ofrecido al Lobo la cesta de la merienda de su abuelita, muy probablemente no habría ocurrido lo que ocurrió.

-El Lobo no ataca inmediatamente a Caperucita sino que al contrario, conversa con ella.

-Es Caperucita quien da pistas al Lobo y le señala el camino de la casa de la abuelita.

-La abuelita es idiota al confundir a su nieta con el Lobo.

-Cuando Caperucita llega y el Lobo esta en la cama con la ropa de la abuelita, Caperucita no se alarma.

-El hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la abuelita, demuestra que la niña iba poquísimo a ver a su abuelita.

-El Lobo con esas preguntas tan tontas y directas quiere alertar a Caperucita.

-Cuando el Lobo, que ya no sabe que hacer, se come a Caperucita, es porque ya no le quedaba otra solución.

-¿Es posible que antes de ello, en el bosque o en la cama, Caperucita tuviera relaciones con el Lobo?

Por lo tanto Caperucita y no el Lobo Feroz,es la que provoca los instintos naturales de la pobre fiera. Primero los sexuales y posteriormente los depredadores.

Tambien la madre de Caperucita tuvo mucha culpa al no acompañar a su hija.
Estos puntos son, en principio, claros y concisos. Los que se empeñan en desprestigiar al Lobo Feroz no se han parado a pensar en la posible manipulación que se ha hecho de su figura, su actividad y su reacción ante una provocadora profesional como parece ser Caperucita.